Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

La Copa de la Europa League presidió la fiesta anual de las Escuelas del Club

Paulo Assunção y David De Gea no faltaron a la cita

Miles de niños confían en poder imitar los pasos de sus jugadores favoritos y una buena forma de allanar el camino es a través de las Escuelas del Club Atlético de Madrid. Los alrededor de 1.100 jugadores que forman parte de ellas se congregaron en el Estadio Vicente Calderón para celebrar su tradicional fiesta anual. Una jornada muy especial en la que los chicos pudieron pisar el césped del feudo rojiblanco, el mismo al que les gustaría saltar algún día como jugadores del primer equipo. Además, la fiesta estuvo presidida por la Copa de la UEFA Europa League, recientemente conseguida.

A la cita no faltaron Enrique Collar (Presidente de la Fundación Atlético de Madrid), José María Amorrortu (Director de Fútbol Base), Quique Estebaranz (Director de la Escuela) y Manuel Briñas (Adjunto a la Dirección de la Escuela). También estuvieron presentes Paulo Assunção y David De Gea, jugadores de la primera plantilla del Atlético de Madrid. El portero rojiblanco, que ha ido escalando peldaños en el Club, quiso estar con los más pequeños de la entidad rojiblanca en un día tan importante para ellos. Además, también se apuntó a la cita Iván Sáez, jugador del Atlético Madrileño en la categoría de Cadete, que inició su carrera futbolística en las Escuelas y que tiene un futuro prometedor. Asimismo, los Voluntarios del Club se unieron, una vez más, a la fiesta.

Los más de 1.000 jugadores, desde categoría Prebenjamín a Juvenil, desfilaron sobre el césped del Calderón ante la atenta mirada de sus familiares, que se encontraban en las gradas. Todos los jugadores recibieron un diploma y un recuerdo por la temporada que se cumple. El acto, que estuvo conducido por Patricia Misis, continuó un turno de discursos por parte de las los representantes de la entidad. En las gradas sus familiares no pararon de inmortalizar este día tan especial. Y los Voluntarios, una vez más, se unieron a la fiesta con el mismo talante de siempre, pues nunca fallan cuando se trata de ayudar en cualquier causa rojiblanca.

Manuel Briñas quiso recordar que “es una satisfacción estar aquí viendo como crecéis año tras año, y cómo vais subiendo de categoría. Quiero decir a los niños que seáis honrados y buenos hijos de vuestros padres. Por eso pido un aplauso para todos los padres y las madres de estos jóvenes jugadores”.

José Maria Amorrortu fue el siguiente en tomar la palabra y les recordó a los chavales que “estoy muy orgulloso de vosotros porque sois parte de la familia rojiblanca”.

Enrique Collar también tuvo palabras de agradecimiento a los padres de los chicos, a los que aseguró que con esfuerzo y entrega se consiguen los objetivos marcados. Debéis seguir luchando para conseguirlos”.

Finalmente tomó la palabra el Director de la Escuela, Quique Estebaranz, que quiso destacar la labor de todos los que hacen posible que las escuelas puedan funcionar. Merece la pena el sacrificio. Nos vale con ver las caras de los chavales. Queremos mostrar nuestro agradecimiento a los entrenadores y trabajadores de la Escuela, y por supuesto a los padres y las madres de los jugadores”, aseguró Quique.

etiquetas: